CIERRAN UN REFUGIO PARA GENTE EN SITUACIÓN DE CALLE

20 de mayo, 2020

El Ministerio de Desarrollo Humano de la Ciudad de Buenos Aires ordenó el cierre de un Centro de Inclusión Social (CIS) para población en situación de calle del barrio porteño de Retiro, después de que 79 de las 92 personas que cumplían allí la cuarentena dieran positivo en las pruebas de coronavirus, se informó hoy oficialmente.

Se trata del CIS para hombres ubicado en Gendarmería Nacional 522.



«El viernes 9 de mayo se detectó el primer caso positivo de Covid-19 en el Centro de Inclusión Social ubicado en el barrio de Retiro y se activó el protocolo específico de actuación para paradores de la ciudad», informó esa cartera a través de comunicado de prensa.

«A partir de ese momento y durante el fin de semana, se identificaron casos positivos adicionales que derivaron en la decisión de realizar el test a la totalidad de los residentes en el parador y a los trabajadores, incluso los asintomáticos», prosiguió el texto.

El testeo concluido en la noche de ayer dio como resultado «79 casos positivos y 13 en estudio, a la espera del resultado», tras lo cual se dispuso «el cierre del parador que ahora se encuentra sin actividad» y a la espera de «una desinfección integral».

«En principio, se trata de casos leves», aclararon en esta cartera.



Las personas que estaban en el parador fueron trasladadas «al sistema extra hospitalario (hoteles) de la Ciudad», según lo que manda el «protocolo específico de actuación para casos sospechosos en un Centro de Inclusión Social de la Ciudad», añadió la información, que posteriormente fue ratificada por el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli .

La Ciudad de Buenos Aires posee 42 centros de inclusión social abiertos en diferentes puntos de la ciudad -coloquialmente llamados paradores-, que disponen de 3.059 camas para población en situación de calle, de las cuales 2.023 están ocupadas.

«Desde el inicio de la pandemia se tomó la decisión de que todos los Centros de Inclusión de la Ciudad estén abiertos las 24 horas de los 7 días de la semana para garantizar que toda persona pueda cumplir con la cuarentena», explicó el comunicado.

A partir del inicio de la cuarentena, estos dispositivos incorporaron una serie de «medidas de prevención» para evitar el contagio tales como el «control de temperatura» para todos los ingresos y la implementación de «un espacio de aislamiento para trasladar a los alojados, en caso de ser necesario» por sospecha de Covid-19 o caso confirmado del nuevo coronavirus que no requiera internación hospitalaria.



En caso de dar positivo para Covid-19, la «persona quedará en el hospital o será derivado a unidad extra hospitalaria (hoteles)», mientras que el parador quedará en aislamiento durante 14 días no permitiéndose nuevos ingresos.

El referente de Proyecto 7, Horacio Ávila, aseguró que el testeo masivo en el dispositivo de Retiro se produjo como consecuencia de una «toma» del local por parte de la gente que cumple ahí su cuarentena, al tiempo que desmintió que existan espacios de «aislamiento» en estos paradores para casos sospechosos de Covid 19 o para casos positivos con sintomatología leve.

Además, cuestionó que «no haya dispositivos específicos» que den cuenta de la variedad de realidades al interior de la población sin techo, que van desde situaciones de «consumo problemático» a «retrasos madurativos» o «padecimientos mentales», pasando por personas con enfermedades preexistentes que los convierten de por sí en grupos riesgo.

«Es una población muy variada pero no fuimos escuchados y hoy están todos juntos –hombres, mujeres, familias- y ya hubo desbordes por mezclar», dijo a Télam quien está al frente de la organización que cogestiona los centros Monteagudo, Frida, Che y Parque Chacabuco.



Ávila denunció además que no les envían al SAME en caso de síntomas compatibles con coronavirus, sino que les piden acercarse a una Unidad Febril de Urgencia (UFU) pero «están abiertas sólo hasta las 20 y la mayoría de las situaciones febriles se dan por la noche».

El referente explicó también que les fue denegado un pedido de «testeo para la población del Che» -unas 40 personas «en su gran mayoría grupo de riesgo»- y que aún no fueron efectores de salud a vacunar contra la gripe y neumococo, y «nos mandan a los CESACS (Centros de Salud y Acción Comunitaria), que es muy contraproducente en este momento».

«Esto se va a dar mínimo hasta agosto y es el momento de pensar más en serio en situaciones en particular: deberían armar comité de emergencia para ocuparse de villas, cárceles y situación de calle», dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *