Hallaron al principal sospechoso del asesinato de Araceli Fulles

Araceli Fulles había desaparecido el 2 de abril.

Hubo antes 6 detenciones, pero no se avanzó en el caso hasta que, más de 25 días de búsqueda, su cuerpo fue encontrado en el jardín de la casa de Darío Gastón Badaracco cito en Alfonsina Storni al 4400, de la localidad bonaerense José León Suárez, en el partido de San Martín. Los datos preliminares a la autopsia del cuerpo de Araceli, que estaba enterrado bajo escombros, cal y una capa asfáltica revelaron que la víctima presentaba signos de compresión en el cuello. La rastrearon por tierra puerta a puerta y hasta en el río pero un can de la División K9 de la Asociación Bomberos Voluntarios de Punta Alta fue quien terminó hallándola.

Darío Gastón Badaracco es el principal sospechoso del asesinato de la joven. Tiene 29 años y estaba vestido, en el momento de la detención, con una remera blanca, campera negra y jean, según la foto distribuida en los medios.

Fue detenido el 28 de abril en la avenida Cobo y Curapaligüe, a través de un operativo encabezado por Gendarmería Nacional, que focalizó la búsqueda en la zona de Parque Chacabuco, Bajo Flores y la Villa 1.11.14 de acuerdo a los datos recolectados. Darío Gastón Badaracco formaba parte de la causa y se encontraba prófugo hasta el el momento en que fue hallado, detenido y alojado en la comisaría 38a. Desde allí fue trasladado a los Tribunales de San Martín, donde será indagado por el juez que aborda la causa.

La investigación, encabezada por la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de San Martín, Graciela López Pereyra, tiene como detenidos también a Jonathan y Emanuel Avalos, hermanos de 29 y 25 años; Marcos Ibarra, de 32, y Carlos Damián Alberto Cassalz, de 35 -el dueño del corralón donde trabajaba Badaracco-, acusados por “homicidio agravado”. Además, fueron aprehendidos dos compañeros de trabajo Badaracco por “encubrimiento agravado” y tres oficiales de la Policía Bonaerense fueron desafectados de la Fuerza por la Auditoría General de Asuntos Internos.

Claudia Guzmán, esposa del hombre señalado como el presunto asesino de Araceli, fue detenida tras presentarse a declarar y reconocer que mintió en sus anteriores declaraciones para salvar a su pareja.

Claudia se presentó a declarar en los tribunales de San Martín el pasado jueves y reconoció que mintió cuando dijo que ella había acompañado a Darío Badaracco el 1 y 2 de abril, los días en los que desapareció y fue asesinada Araceli Fulles.

“Yo mentí. Él me pidió que dijera que había estado con él el 1 y 2 de abril”, habría expresado la mujer ante la fiscal Graciela López Pereyra, de acuerdo a lo informado por  TN. De acuerdo con la autopsia, esos días coincidirían con el momento en el que la joven de 22 años fue asesinada y enterrada en la casa de Badaracco y su familia. “Yo mentí. Nosotros no estuvimos juntos y mentí porque él me lo pidió teniendo en cuenta que teníamos una relación muy irregular, de muchos problemas, a pesar de tener cuatro hijos”, habría continuado la mujer.

Pero eso no fue todo. Además, Guzmán reveló el particular pedido que le hizo su pareja dos días antes del hallazgo del cuerpo de Araceli. “Me mandó a buscar presupuestos para hacer una loza de cemento”, señaló.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *