(In) Seguridad

Así lo anunció Horacio Rodríguez Larreta cuando dijo que en uno de los dos barrios de la Comuna 7 comenzará a funcionar la nueva fuerza de seguridad. El antecedente: 3 homicidios en 20 días y conmoción pública.

Rodríguez Larreta confirmó que la situación en materia de seguridad en el barrio de Flores “es complicada, más allá de las estadísticas que dicen que en el último año bajaron los asesinatos”, por lo que aseguró ese barrio será “uno de los primeros” en recibir a la Policía de la Ciudad.

Hace dos meses, el Consejo de la Magistratura hizo público un informe estadístico que señalaba a Flores como uno de los barrios con mayor índice de homicidios de toda la ciudad. Allí, según ese estudio, se habían registrado durante 2015 unos 40 homicidios, la mayoría de ellos en la Villa 1-11-14.

Sin embargo, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, declaró en estos días que la cantidad de homicidios en 2016 descendió a menos de la mitad, aunque reconoció falta trabajar más en esa zona de Flores.

La nueva fuerza contará con 25.000 efectivos producto de la fusión de la Policía Federal y la Policía Metropolitana y el mandatario aseguró que “ni un solo efectivo perderá sus derechos en cuanto al salario, a las vacaciones, a la antigüedad”. La referencia a las condiciones de trabajo cobró sentido ya que mientras se desarrollaba el acto lanzamiento en el barrio de Barracas, algunos familiares de los policías protestaban en la puerta de la Comisaría 30° por el traspaso “obligado” a la nueva fuerza de seguridad y por la “pérdida de los adicionales” de los efectivos.

El antecedente de la llegada a Flores de la nueva policía

En los últimos 20 días Flores tuvo tres homicidios que movilizaron a los vecinos en el reclamo de justicia. El resultado fue la remoción del comisario de la 38°, policía que tiene jurisdicción en la zona.

El primero se registró el 11 de diciembre último, cuando un hombre llamado Pascual José Mollo (69) fue asesinado por delincuentes que pretendieron ingresar en su casa a robar; el segundo ocurrió el 24 de diciembre; cuando el adolescente Brian Aguinaco recibió un balazo en la cara disparado por motochorros; y el tercero el domingo último, cuando el martillero Guillermo Pablo Pelisch (55) fue degollado dentro de su Mercedes Benz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *