LA CUARENTENA DE LAS PERSONAS TRANS

24 de abril, 2020

Ella, cuando todavía era él, tenía 18 años y tuvo que dejar la casa de sus padres en Lima, Perú, para abrirse paso a la vida a los codazos. «Mi familia es muy conservadora: son testigos de jehová. Cuando les conté que era una chica trans, mi papá me dijo que tenía el diablo adentro: ‘Para mí has muerto, no te quiero ver más acá'», recuerda Marisol, que hoy tiene 47. Llegó a la terminal de Retiro en abril de 2008, sin nada. La necesidad de comer y pagar una pieza, la llevaron a la prostitución. Lo que hoy gana en departamentos privados -intenta hacerlo lo menos posible- y un subsidio, le alcanzan para pagar el alquiler de un cuarto en un hotel de Balvanera y la comida, nada más. Con la cuarentena para prevenir la propagación del COVID-19, su situación se volvió aún más crítica, como la de muchas otras personas trans: «Como población de riesgo y el último eslabón de la cadena, somos un colectivo muy vulnerable. La ayuda que recibimos estos días nos dio una gran alegría», sostiene Marisol.

Diferentes informes echan luz sobre la marginación histórica y cotidiana del colectivo de personas trans -un paraguas que abarca las identidades travestis, transexuales y transgénero-: su expectativa de vida es de 35 años ; seis de cada 10 abandonan sus estudios secundarios a causa de la discriminación; el 83% fueron víctimas de graves actos de violencia y discriminación policial ; el 46% viven en viviendas deficitarias, y el 34% tienen VIH y dificultades para acceder a los tratamientos antirretrovirales. «Es una problemática estructural que ahora con la pandemia queda aún más al descubierto», subraya Greta Pena, directora de 100% Diversidad y Derechos.

En plena cuarentena, los casos de violencia institucional -una problemática generalizada, que el colectivo viene denunciando desde hace décadas- continúan acumulándose. El lunes pasado a la madrugada, Delfina Antonella Díaz, una chica trans de 19 años que vive en la localidad jujeña de Libertador San Martín, fue detenida por cuatro policías, supuestamente, en el marco de las medidas de prohibición de circulación por el coronavirus. Según informó Presentes -una agencia de noticias independiente para visibilizar las violencias contra las personas LGBT+-, la llevaron a un descampado donde abusaron de ella diciendo que la iban a «hacer macho». Recién fue liberada al día siguiente.

La mayoría de las mujeres trans vive al día y, por las barreras que tienen en la búsqueda de un empleo formal, encuentran en la prostitución su única forma de subsistencia. «Haciendo la calle» se exponen a múltiples peligros: las enfermedades de transmisión sexual, los circuitos clandestinos de cirugías, la violencia machista. «La prostitución está matando a las personas trans y travestis», resume Marcela Tobaldi, una mujer trans que trabaja en el Ministerio Público de la Defensa de la ciudad de Buenos Aires y es presidenta de La Rosa Naranja.

La ayuda de la que habla Marisol es el kit de alimentos y productos de limpieza que recibió en el marco de la campaña solidaria «Coronavirus: Nos cuidamos entre todes» . Se trata de una iniciativa coordinada por la Red Nacional 100% Diversidad y Derechos , de la que participan más de 30 organizaciones de la sociedad civil, entre ellas, el movimiento Orgullo y Lucha , la asociación civil La Rosa Naranja y la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

Este último mes, fueron surgiendo distintos proyectos como ese para dar respuesta a las múltiples vulneraciones de derechos que atraviesan al colectivo de personas trans, principalmente, a las mujeres. El objetivo de estas iniciativas -al igual que otras que vienen desplegándose desde el colectivo desde hace años-, es tender redes de asistencia mutua . «La campaña no es solo de donaciones, sino de asesoramiento y acompañamiento para realizar diferentes trámites, como la inscripción a programas sociales y la reglamentación de documentación -detalla Pena-. Atendemos realidades de extrema vulnerabilidad como situaciones de calle o salud muy graves, denuncias por violencia institucional, entre otras «.

De hecho, los primeros días de este mes, el Gobierno incluyó una nueva excepción al cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y la prohibición de circular. Se trata de mujeres y personas del colectivo LGTBIQ+ que deban realizar denuncias «respecto de hechos de violencia o se dirijan a requerir auxilio, asistencia o protección en razón de la situación de violencia que se encuentren transitando».

Con alcance federal

En un mes, «Nos cuidamos entre todes» recaudó 400.000 pesos en donaciones y llegó a 15 provincias con 1270 kits de alimentos y productos de limpieza. La campaña cuenta con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), ya que uno de los grupos en mayor riesgo son los migrantes y refugiados. En las últimas semanas, asistieron a 170 migrantes lesbianas, gays, bisexuales y travestis y trans.

Marcela Tobaldi, de La Rosa Naranja, junto a Marcelo Suntheim, cosecretario de la CHA, en plena recorrida de la campaña "Nos cuidamos entre todes"

Marcela Tobaldi, de La Rosa Naranja, junto a Marcelo Suntheim, cosecretario de la CHA, en plena recorrida de la campaña «Nos cuidamos entre todes» Crédito: Gentileza

Otra inactiva que surgió casi como un acto reflejo a la coyuntura, es Teje Solidario , una propuesta del Bachillerato Popular Trans Mocha Celis . El disparador fueron los centenares de mensajes con pedidos de ayuda que, durante la cuarentena, empezaron a llegar al celular de Francisco Quiñones, director del bachillerato, como del resto del equipo docente.

Todos tenemos vecinos y vecinas trans con los que se pueden tejer vínculos de amistad. No es dar lo que nos sobra: todos necesitan de todos y cumplen un rol, que mañana puede ser al revés

Francisco Quiñones, Bachillerato Popular Trans Mocha Celis

«Era necesario organizar la respuesta porque las demandas eran muchas. Hicimos una convocatoria abierta a quienes quisieran ponerse en contacto con alguna persona trans y ayudarla. Así empezamos a hacer los match «, cuenta Francisco. Aclara que la red no se basa en la lógica de que «uno da y el otro recibe», sino en los cuidados mutuos: «Todos tenemos vecinos y vecinas trans con los que se pueden tejer vínculos de amistad. No es dar lo que nos sobra: todos necesitan de todos y cumplen un rol, que mañana puede ser al revés», dice el director de la Mocha Celis.

Hay dos formas de colaborar con la propuesta: realizando una donación por única vez (el monto sugerido es de 100 pesos) o sumándose como padrino o madrina para hacer una compra cercana a su domicilio y acercársela a una persona trans que viva en un radio de diez cuadras. Para eso, el equipo de Teje marcó en un mapa de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires la localización de las personas trans a las que buscan llegar (hoy son 600) y las madrinas y padrinos (200). La tercera pata del triángulo solidario la componen los donantes que hacen sus aportes a la cuenta de la organización: con ese dinero, los voluntarios pagan las compras.

Voluntarios de Teje Solidario, durante el armado de los kits con alimentos y productos de limpieza

Voluntarios de Teje Solidario, durante el armado de los kits con alimentos y productos de limpieza Crédito: Gentileza

«Tengo que confesar que siempre me creí autosuficiente, de esas personas que dicen: ‘Yo puedo sola’. Pero me equivoqué». La voz de Claudia Falcón llega del otro lado del teléfono, desde el departamento que comparte en Belgrano con su marido, Martín, y su suegra. Tiene 42 años y es una pelirroja de ojos grandes y risa fácil. Como a muchas mujeres trans, la cuarentena le cortó toda posibilidad de ingreso. Fue en un grupo de WhastApp donde una amiga la contactó con Francisco. A los pocos días, aparecieron Juan Manuel (40) y Abril (23), una pareja que vive en su mismo barrio y quienes s e convirtieron en su padrino y madrina. Claudia los llama sus «ángeles de la guarda».

En 1996, Claudia fue la primera chica trans en participar del carnaval oficial de Corrientes, abriéndole el camino a las que le siguieron. El mundo artístico siempre fue lo suyo. Entre otras cosas, estudió dibujo, pintura, canto, armonía y composición, y trabajó como locutora en varias radios. En 2002, ya asentada en Buenos Aires, produjo su primer disco, «La intuición», y adoptó el nombre artístico de Demir Hannah . Sin embargo, cuenta que hoy su situación económica está más que ajustada y actualmente no está trabajando . «Con este problema de la pandemia todo se detuvo, afectándome seriamente. Mi pareja, que también es artista y docente, está sin trabajo, y mi suegra percibe la jubilación mínima», cuenta Claudia.

En momentos como este, donde el virus nos aleja, nos encierra, nos individualiza, nos parece más que importante una respuesta colectiva y solidaria

Juan Manuel y Abril, padrino y madrina de Claudia

Cuando Juan Manuel y Abril se enteraron de la red, sintieron que era una oportunidad para poder participar desde su lugar. «Nos preocupan todas las personas para las que la cuarentena, más que un momento para ver series, significa la angustia y la incertidumbre de cómo sostenerse día a día «, cuenta la pareja. «En momentos como este, donde el virus nos aleja, nos encierra, nos individualiza, nos parece más que importante una respuesta colectiva y solidaria. Desde donde estemos, siempre hay posibilidades de armar redes», aseguran.

Los proyectos Teje Solidario y Nos cuidamos entre todes, buscan dar respuesta a las múltiples vulneraciones de derechos que atraviesan al colectivo de personas trans, cuya situación se agravó en el marco de la pandemia

Los proyectos Teje Solidario y Nos cuidamos entre todes, buscan dar respuesta a las múltiples vulneraciones de derechos que atraviesan al colectivo de personas trans, cuya situación se agravó en el marco de la pandemia Crédito: Gentileza

Si bien en los últimos años hubo, en lo normativo, avances como la ley de identidad de género sancionada en 2012, las mujeres trans continúan siendo uno de los grupos más violentados y marginalizados. Uno de los principales reclamos del colectivo es la implementación de la ley 14.783 de cupo laboral trans (conocida como ley Diana Sacayán), de la provincia de Buenos Aires, recientemente reglamentada. Además, se está impulsando la sanción de una norma a nivel nacional.

» El colectivo trans y travesti siempre estuvo aislado socialmente por la falta de acceso al trabajo y a derechos básicos. La pandemia lo que hizo fue profundizarlo «, señala Tobaldi. Entre otros proyecto, hoy La Rosa Naranja acompaña en el Ministerio Público de la Defensa un Programa de Alfabetización, Educación Básica y Trabajo (Paebyt). Además, asesoran en cambios registrales, causas judiciales y brindan talleres de capacitación laboral.

La emergencia habitacional que viven muchas mujeres trans es alarmante. Muchas comparten habitaciones en hoteles en Constitución, Once o Congreso. «Los baños no tienen buenos desagües, las habitaciones se llueven, no hay cocinas habilitadas. Las condiciones son pésimas y está naturalizado porque las mujeres no tienen otra opción. Además, pagan carísimo porque no tienen garantías y nadie les quiere alquilar», señala Quiñones.

Para Marisol, la expulsión de su hogar fue la primera de muchas. Como en efecto dominó, el resto de las instituciones no hicieron más que replicar esa forma de violencia: se la excluyó de la educación, de la salud, de la posibilidad de tener un trabajo en blanco, de acceder a una vivienda digna. Recuerda que tuvo que dejar la casa de su familia, perdió su trabajo como auxiliar de farmacia, algo que le encantaba. Cuando cayó en la prostitución, decía que era un trabajo. Hoy, como muchas otras abolicionistas, considera que es el resultado de la pobreza, la marginalidad y una picadora de carne.

Los distintos rubros laborales deberían darnos un lugar donde podamos crecer, vivir y envejecer sintiéndonos seguras, y pudiendo disfrutar de una vida sin prostitución

Claudia

Fue una compañera la que la invitó por primera vez a La Roja Naranja. Ahí conoció a Marcela Tobaldi: «Conocí una persona que se preocupaba por los derechos de las trans. Decidimos tener un espacio para convocar compañeras y reunirnos para luchar por nuestros derechos, empoderarnos y salir adelante reclamando políticas públicas», detalla Marisol. Su sueño, es conseguir un trabajo digno, de auxiliar de farmacia o recepcionista. » Cuando gane mi sueldo en blanco, a la prostitución le digo ‘chau’, que quede en un pasado del que ya no quiero saber «, dice Marisol.

Para Claudia, la inclusión social y económica de las mujeres trans sigue siendo el principal desafío. «Seguimos siendo vulnerables en infinitos aspectos. Los distintos rubros laborales deberían darnos un lugar donde podamos crecer, vivir y envejecer sintiéndonos seguras, y pudiendo disfrutar de una vida sin prostitución, integradas el la sociedad donde podamos llegar a la vejez», sostiene. Su anhelo es vivir de lo que más ama: la música, la actuación y arte. «Me gustaría poder decir: ‘Lo logré, forjé mi futuro'», concluye.

Por: María Ayuso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *