MADRES VÍCTIMAS DE TRATA, EL VIERNES EN PLAZA DE MAYO

22 de febrero, 2020

MADRES VÍCTIMAS DE TRATA AYER EN PLAZA DE MAYO

El nuevo periodismo performático, lleno de creatividad pero también de solemnidad y dolor, logra llamar la atención –visibilización-  y hacer entender la noticia que quiere trasmitir. Ayer, viernes 21 de febrero, se congregaron frente a la Pirámide de Mayo la agrupación Madres de Víctimas de trata. Chicas vestidas de rojo daban vuelta a la Pirámide mostrando carteles con mujeres desaparecidas, producto del tráfico y la explotación de personas contra su voluntad. Fue escalofriante ver el desfiladero de las personas que ya no están sin su propia decisión. El lema es: “Sin prostíbulos no hay trata, ya que son centros clandestinos de violaciones” habilitados como whiskería, bar, pub, vip, privado, club, disco y otros eufemismos.

Esta agrupación exige la sanción de la Ley de Juicios por Jurados, según lo establece la Constitución Nacional en los artículos 24, 75 inciso 12 y 118.

Todos los terceros viernes de cada mes, camina alrededor de la pirámide de Plaza de Mayo a las 17 hs.

Quiénes somos, qué hacemos, qué es la trata, cómo podés ayudarnos

Somos un grupo de madres, familiares, artistas, colaboradores y amigos de mujeres, niñas, niños, trans y travestis desaparecidxs para ser prostituidxs.

Nuestro objetivo es encontrarnos con otras madres y familias que están con el mismo dolor y la misma búsqueda para luchar juntas, salir de la soledad del problema personal y pensar alternativas, caminos a seguir y acciones a realizar. Madres Víctimas de Trata (MVT) es una organización sin fines de lucro, auto gestionada y autónoma que se desenvuelve sin condicionamientos de ningún tipo a través del trabajo de sus voluntarios, aportes personales, donaciones, imaginación y solidaridad.

¿Qué hacemos?

Brindamos contención y acompañamiento psicológico y social al momento de realizar la denuncia y búsqueda de las jóvenes, así como el trabajo de investigación y seguimiento de las causas en todo su proceso: desde atender un llamado hasta iniciar una querella. A medida que se suman nuevos colaboradores -profesionales de la salud, la comunicación, la educación y el derecho- nuestra tarea adquiere nuevas dimensiones.

En cada una de nuestras acciones nos proponemos empoderar a las víctimas, proveerles escucha, sostén emocional y material para que logren poco a poco salir de ese lugar de víctima y puedan trascender la ira, la impotencia y el dolor asumiéndose como personas libres con sueños posibles y proyectos reales de vida.

Es un camino bastante penoso y difícil el de buscar a una niña (niños, jóvenes, adultos) una vez que desaparece. Cada rescate es una batalla ganada a las siniestras redes de trata de personas. En ese momento comienza otra difícil tarea: la búsqueda de un lugar seguro a salvo de futuros secuestros, donde puedan recuperar su dignidad, integridad física, psíquica y social.

Por todo ello, denunciamos y repudiamos la desaparición de mujeres, niñas/os, y reclamamos por su aparición mediante actividades de:

· Visibilización de esta temática: acciones artísticas, intervenciones urbanas, volanteadas, festivales, etc.

· Difusión y prensa: entrevistas, participación en foros, en medios de comunicación masivos y alternativos, redes sociales, etc.

· Prevención: talleres, seminarios, charlas en escuelas, centros de salud, plazas, actos públicos, universidades.

¿Qué es la “trata de personas”?

La trata con fines de explotación sexual es un delito que viola los Derechos Humanos más básicos del ser humano, como lo son la libertad y la integridad física de las personas, es una forma de esclavitud mediante la cual se convierten a personas en mercancías, y puesto que la gran mayoría de las víctimas de la trata de personas para el comercio sexual son niñas y mujeres, es parte de la problemática de género. Según la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (año 2000, art. 3 del Anexo II) la trata de personas es “la captación, transporte, traslado, recepción, acogida de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esta explotación incluirá la explotación de la prostitución ajena, u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos”.

Nuestro país adhirió a esta convención en 2002 a través de la Ley 25.632 contra el delito organizado. En 2008 se promulgó la Ley 26.364 para la “Prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas” y en 2009 se amplió -mediante la incorporación de los artículos 145 y 145 bis al Código Penal- para tipificar la trata de niños/niñas y personas adultas. En 2012 la Ley 26.842 amplía la anterior y agrega ‘el ofrecimiento’ como primera etapa del delito de trata creando además el ‘Consejo y el Comité Ejecutivo para la lucha contra la trata de personas’, entre otras cosas. Es importante aclarar que no es necesario que se cumplan todas las etapas descriptas anteriormente para que exista delito y por lo tanto quienes intervienen en ellas son delincuentes que deben ser juzgados. También es importante aclarar que anteriormente -en 1957- nuestro país había adherido por Decreto-Ley Nº 11.925 al Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución del 2 de diciembre de 1949, convenio respecto del cual pedimos se le de jerarquía constitucional incorporándolo por ley al Art. 75 inc. 22 de la Constitución Nacional. Por otro parte, nuestro país ya había sido pionero en la legislación contra la trata con fines de exploración sexual al penalizar el proxenetismo y la prostitución infantil mediante la Ley Nº 9.143 del año 1913 (conocida como ‘Ley Palacios’) que fue la primera ley contra la Trata de Blancas y primera norma legal contra la prostitución infantil del continente americano y posteriormente mediante la Ley 12.331 del año 1936 que prohíbe los establecimientos para el ejercicio de la prostitución, estableciendo penas para quienes los “sostengan, administren o regenteen”. Sin embargo, y a pesar de haber sido nuestro país precursor en la legislación contra la trata y de todas las leyes nacionales y normativa internacional vigentes, este oscuro ‘negocio’ sigue existiendo y parece estar cada vez más instalado en nuestro territorio.

Es por esto que desde Madres Víctimas de Trata afirmamos que:

SIN PROSTIBULOS, NO HAY TRATA: Todos los prostíbulos son espacios de violación, tortura, explotación y muerte de personas. Muchos de estos suelen nombrarse como ‘whiskería’, ‘reservado VIP’, ´local nocturno’, ‘bar’ y otros eufemismos.

SIN OFERTADORES DE SEXO, RECLUTADORES, SECUESTRADORES y PROXENETAS, NO HAY TRATA: La trata implica un proceso cuyas etapas no son excluyentes.

SIN PODER COMPLICE, NO HAY TRATA: Tanto los funcionarios (jueces, fiscales, personal de las fuerzas de seguridad, autoridades, etc.) que encubren, no accionan o participan directamente del ‘negocio’, permiten que estas redes delictivas actúen impunemente y se expandan nacional e internacionalmente como sucede con el narcotráfico.

Apoyamos la POSTURA ABOLICIONISTA frente a la prostitución que tiene nuestro país y ABOGAMOS POR UN CAMBIO CULTURAL que desnaturalice toda forma de violencia y de apropiación sobre el cuerpo, el ser y del destino de las personas.

¿Cómo podés ayudarnos?

1) Informándote y denunciando cualquier delito o sospecha de trata de persona con fines de explotación sexual. Línea 145 anónima, gratuita y nacional.

2) Compartiendo nuestro contenido en redes sociales para visibilizar la trata de personas con fines de explotación sexual.

3) Contactándonos para colaborar, brindar información y/o generar acciones conjuntas

madresvictimasdetrata@gmail.commvtcomisioncomunicacion@gmail.com

Instagram y Twitter: @MadresTrata

Facebook: MadresVictimasdeTrata

Tel: (011) 4305.1449 / Desde el exterior: +5411 4305.1449

Dirección: Pasaje Ciudadela 1249, CP: 1136 CABA

3) Con tu aporte solidario a nuestra cuenta bancaria: Banco Credicoop Cuenta Corriente en pesos 7074/0 – Filial 059 CBU: 1910059955005900707400 Por favor, enviar mail avisando del depósito (si mandás foto del comprobante, mejor!).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *