MARCHA EN CABALLITO HONOR DE FERNANDO BÁEZ SOSA

11 de febrero, 2020

Los padres y la novia de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años asesinado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en Villa Gesell, encabezaron hace unos días, por la tarde una marcha de silencio en el parque Rivadavia del barrio porteño de Caballito para exigir “justicia” por el crimen del muchacho, por el cual hay por el momento 10 detenidos.

Graciela y Silvino, vestidos ambos con una remera blanca que tenía estampado el rostro de su hijo, caminaron rodeados de vecinos y amigos que llevaban carteles en sus manos también con la cara del chico y la leyenda “Justicia por Fernando, asesinado en Gesell”. El respetuoso silencio fue interrumpido por los aplausos y el reclamo de que los responsables sean condenados.

«Quiero agradecer a todos los presentes por tomar su tiempo y venir a acompañarme en este momento tan difícil de mi vida. Quiero pedir justicia por mi hijo, no se mecería esto que le hicieron”, dijo la madre del joven a la prensa, y además pidió que “nunca más haya otro Fernando”, a quien calificó como “un chico bueno, sano, que amaba a la novia, que amaba a sus amigos, que compartía día y noche con ellos”.

“Nunca me defraudó, era un chico bueno y compañero que me enseñaba todo el tiempo las cosas”, aseguró entre lágrimas Graciela, abrazada a su marido, y concluyó: “Cuando escucho la puerta, me parece que va a entrar mi hijo, pero ya no está. Pido justicia por él”.

La marcha de Caballito reunió a unas 100 personas y comenzó pasadas las 18:00 de este viernes. Entre los presentes estaba Julieta Rossi, la novia de Báez Sosa, quien sostenía varios carteles hechos de forma casera con el pedido de Justicia por quien fue su pareja. Además, fueron convocados actos similares en distintos puntos del país, como en el Monumento a la bandera en Rosario, y en las ciudades de La Plata y Mendoza, entre otras.

A pocos días del crimen, vecinos y turistas realizaron una movilización de velas blancas frente al boliche Le Brique, el lugar donde el joven fue asesinado por el grupo de rugbiers que hoy está detenido en el penal de Dolores, a la espera de que sus integrantes declaren y cuenten precisiones sobre la noche en la que mataron a su víctima.

La otra marcha que se hizo fue en el partido bonaerense de Zárate, más precisamente sobre la Avenida Pueyrredón al 1800, donde vivía el joven junto a sus padres. De este acto participaron también amigos y familiares de Báez Sosa y, como parte de su convocatoria, la novia del chico asesinado pegó carteles por el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *