PAÑUELAZO VERDE EN EL CONGRESO Y EN TODO EL PAÍS

27 de febrero, 2020

Varios colectivos feministas, incluido Las Tesis de Chile, se movilizan en Buenos Aires, frente al Congreso, y en otras grandes ciudades de nuestro país para reclamar la aprobación de una ley que se viene peleando desde hace décadas y parece estar a punto de iniciar su etapa culmine y ganadora.

Mujeres en fila, con los ojos vendados y pañuelos verdes en cuellos y muñecas, cantaron por primera vez en Santiago de Chile a fines de 2019 el tema El violador eres tú. La coreografía del colectivo feminista Las Tesis se viralizó y se ha repetido desde entonces por todo el mundo. Este 19 de febrero, Las Tesis encabezaron el pañuelazo convocado por la campaña nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en Buenos Aires con una versión adaptada a la realidad argentina. El acto marcó el inicio de la campaña del feminismo argentino para lograr una ley de plazos que deje atrás la norma actual, que castiga con penas de hasta cuatro años de cárcel a la mujer gestante que interrumpa de forma voluntaria su embarazo excepto en casos de violación o de riesgo para su salud.

“El patriarcado es un juez, / que nos obliga a parir/ y nuestro castigo/ es la violencia que ya ves. / Es femicidio. / Maternidad como destino. / Es violación./ Es aborto clandestino”, dice la letra adaptada con la colaboración de la escritora argentina Claudia Piñeiro. “El violador sos vos, el opresor sos vos. El aborto será ley, el aborto será ley, el aborto será ley”, continúa. Miles de personas la cantaron este miércoles frente al Congreso argentino y después agitaron al aire los pañuelos verdes, convertidos en un símbolo de quienes defienden la interrupción voluntaria del embarazo.

“El aborto legal es una deuda de la democracia. Un reclamo de la lucha feminista que ha marcado el devenir de millones de jóvenes en la región, que reclaman más derechos, libertad y autonomía”, manifestó a través de un comunicado La Campaña, que engloba a más de 700 organizaciones feministas, de mujeres y disidencias sexuales.

“Sobrevivir a un aborto es un privilegio de clase”, “Obligar a parir es tortura”, “Derecho a decidir”, Mucho ‘cierren las piernas’, poco ‘guarden las vergas”, podía leerse en algunas de las pancartas levantadas por las mujeres, en su mayoría jóvenes, que se congregaron en la plaza. Las marchas se repitieron en decenas de ciudades de todo el país, como Córdoba, Rosario, Mendoza, Santa Fe y Formosa, entre otras.

“Este es un año crucial. Sabemos que va a ser ley, el tema es cuándo. Estamos acá para hacer sentir la presión porque está en juego la vida de las mujeres y de los cuerpos gestantes”, señala la escritora Dolores Reyes, quien asistió a la movilización de Buenos Aires acompañada de una de sus hijas. “Las manifestaciones del presidente (a favor del aborto legal) ayudan, pero no alcanzan. Es el Congreso quien lo tiene que votar”, agrega la autora de ‘Cometierra’, una novela atravesada por los feminicidios en Argentina. 

“En Argentina los derechos se conquistan en la calle. Este 2020 el aborto va a ser ley”, señalan María y Juana, dos compañeras del colegio secundario esperanzadas con que se reabra el debate legislativo y haya una nueva votación.

El Gobierno ultima un proyecto de ley de legalización del aborto que está previsto que sea presentado por Alberto Fernández en la apertura de sesiones extraordinarias el próximo 1 de marzo. “En la Argentina el aborto es un delito. ¿Cuál es el problema? Que todo aborto se vuelve clandestino y en la clandestinidad el riesgo de vida y de salud de la mujer aumenta. El problema es más agudo de acuerdo a la clase social de quién practica el aborto. Voy a mandar una ley que termine con la penalización del aborto y permita la atención de cualquier aborto en cualquier centro público”, dijo Fernández ante estudiantes universitarios en Francia.

Es la primera vez en la historia de Argentina que un presidente en ejercicio respalda la interrupción voluntaria del embarazo. Aún así, la aprobación de la ley está en manos de las dos cámaras legislativas. En 2018, Diputados aprobó el proyecto legislativo de legalización, pero el Senado lo rechazó y dejó al país con la normativa actual, que se remonta a 1921.

El Congreso fue parcialmente renovado en las elecciones generales del pasado octubre, pero muchos de los legisladores electos no se han pronunciado aún y se desconoce si existen los votos suficientes para cambiar el resultado de dos años atrás.

Los sectores conservadores han dejado claro que también darán pelea y el 8 de marzo habrá dos movilizaciones opuestas o contra-marcha por los Derechos Humanos, basada en la ignorancia y el dogma religioso. En Buenos Aires, la marcha por el Día Internacional de la Mujer volverá a tener el aborto legal como una de sus máximas banderas. Frente a la basílica de Luján, la más importante del país, al sur de Buenos Aires, la Iglesia católica argentina celebrará una misa en defensa del niño por nacer y en contra de legalizar que las madres puedan interrumpir su embarazo.EDIT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *