Rosas: Del parque al balcón de casa

 

Resultado de imagen para parque chacabuco rosedal

Hasta el 21 de julio, como todos los años, en el Parque Chacabuco (Emilio Mitre y Av. Eva Perón), en el Parque Micaela Bastidas (Julieta Lanteri y Martha Lasotti) y en el Rosedal de Palermo (Iraola y Pedro Montt) como se realiza la poda de rosas y todas las personas que se acerquen de martes a viernes de 13 a 17hs, podrán llevarse sin cargo hasta cinco gajos por persona y una bolsa de compost para trasplantarlos en sus hogares.

 

Aunque plantar rosales parezca ser una tarea compleja para los que no tienen amplios conocimientos en jardinería, la realidad es que teniendo en cuenta algunas pautas básicas, el cuidado de las rosas puede ser algo sencillo y no hace falta tener demasiada experiencia para intentarlo. Por suerte, la clave para tener un gran jardín de rosas es comenzar a partir de un gajo o un esqueje y la buena noticia es que en tres parques de la Ciudad es temporada de poda. Hay distintos trucos para lograr rosales sanos y fuertes, se trata de prestar atención al riego, al sol y al viento. Estas plantas necesitan crecer en un rincón soleado que reciba un mínimo de 6 horas diarias de sol directo. Prestar atención al viento es fundamental, el viento que más daño le hace a un rosal es el del norte porque puede partir ramas, arrancar flores y dañar la planta en general, por eso lo mejor es protegerlo ubicándolo detrás de otros árboles o arbustos, o en un rincón en donde puedan resguardarse de las corrientes fuertes. Además es buena idea ponerle un tutor para que la planta crezca erguida con soporte suficiente. Regular el riego también es clave, durante los meses más fríos hay que minimizar el agua que reciben, con regar el rosal una vez por semana, ya está bien. Además, hay que tener en cuenta que cuando llueve también reciben agua. En cambio, durante los meses más calurosos hay que regarlo entre 2 y 4 veces por semana y a última hora de la tarde. Lo mejor para no equivocarse es siempre controlar que la tierra esté un poco húmeda, sin estar siempre mojada o con charcos. Un beneficio inesperado del cultivo es reutilizar los pétalos para preparar agua de rosas para perfumar telas o como tónico facial. Se coloca ¼ de taza de pétalos en un frasco de vidrio que resista el calor y una taza y media de agua muy caliente encima. Luego tapar la mezcla, dejarla enfriar y filtrarla. Otra idea beauty es armar una mascarilla mezclando 2 cucharas de arcilla para tratamientos de belleza con una cuchara de pétalos triturados. Agregar agua hasta formar una pasta y aplicar 15 minutos sobre la piel limpia y seca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *