Sendero escolar para los chicos

Uno de los temas que más preocupa a los vecinos del Barrio del Parque Chacabuco, y a la población porteña y del Gran Buenos Aires, en general, por no decir del país, es la inseguridad.
Frente a este problema, que en parte tiene que ver con el contexto y con lo que pasa fuera del hogar, también tiene una parte interna, que se relaciona con los miedos ancestrales, que de manera latente o invisible magnifican algunos hecho o delitos. Siempre hubo, y lamentablemente, habrá delitos, muertes, violaciones y aberraciones. Los seres humanos no dejamos de ser animales, pertenecemos al reino animal; no lo olvidemos. Afortunadamente el lenguaje, la comunicación, nos permite diferenciarnos de los animales salvajes y hacernos seres racionales.
Frente a esta realidad no deberíamos negarla, sino afrontarla como un hecho; tampoco sobredimensionarla y proyectar todos nuestros miedos en ella. Salir a la calle no debería ser un hecho traumático; pero deberíamos tener cuidado, nada más, nada menos. Vivir asustados y con miedo no nos lleva a ninguna parte.
El gobierno de la ciudad creó un programa para apalear y prevenir algunos casos que podrían evitarse a través de este innovador plan. Este programa se ha constituido en una manera usual y natural de organizar la participación que moviliza a actores del Estado (Gobierno de la Ciudad, escuela pública y docentes) y a actores privados (comerciantes, escuelas privadas, vecinos, familiares de los escolares, organización de la comunidad).
Un Sendero Escolar es un camino protegido por los vecinos, Agentes de Prevención de la Ciudad, el Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito y Transporte, la Policía de la Ciudad y Los guardianes escolares, quienes en horarios de entrada y salida de los establecimientos escolares estarán atentos ante una emergencia o la comisión de un ilícito.
Resultado de imagen para saliendo de la escuela
Estos senderos serán cubiertos por la Policía de la Ciudad y por los Agentes de Prevención de la Ciudad. Los Guardianes sean voluntarios de Participación Ciudadana; pueden ser Adultos Mayores, padres o vecinos mayores de 30 años. Apuntan a que cada uno se comprometa una hora a la semana de mínimo. La idea es que lleven pechera para que los identifiquen y silbato para dar aviso ante cualquier inconveniente.
Los 204 senderos están formados por:

42 senderos (con un Policía y un Agente de Prevención cada 2 cuadras)
• 690 cuadras
• 145 Policías de la Ciudad
• 233 agentes de prevención
• 138.485 alumnos (23,2%)

162 senderos (con un Policía cada 4 cuadras)
• 2.516 cuadras
• 655 policías
• 380.652 alumnos (63,74%)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *