TN cubre la ola de calor en el Parque Chacabuco

Buenos Aires está que explota. Claro, estamos a fines de enero, en el corazón del verano. Aunque, la verdad, es que en los últimos años parece que lo esperado de cada una de las 4 estaciones estuvieran desfasadas en el tiempo, y que el calor viene tarde y se va tarde; algo así como si se hubiese corrido su contenido. Y ahora que la tecnología sigue desarrollándose en forma permanente, paradójicamente, el pronóstico oficial y los aledaños tienen poca o nula precisión. Cuántas veces salimos con paraguas después de haber escuchado el pronóstico que anunciaba lluvia y ésto sucedió después de dos o tres días. Pero lo cierto es que estamos bajo una ola de calor que comenzó desde temprano y que el canal de noticias TN se acercó a nuestro barrio y azorados mostraban cómo nuestros vecinos corrían o trotaban en la pista de atletismo desde temprano, recomendando que tomaran mucha agua y no se expusieran mucho al sol en las horas claves (es decir al medio día). Y recomendaban no hacer ejercicio extremo.

Sugerían usar protector solar a las 9 de la mañana cuando la sensación térmica era de 34.8. Lo que no anunciaron, es que hoy por la tarde, probablemente, se desencadene alguna tormenta aislada, por la tarde.

Compartimos una dieta saludable que puede ser de utilidad para estos días de calor.

  • En verano se consume menos energía, por lo que la dieta debe ser menos calórica.
  • Vitaminas, minerales y antioxidantes son fundamentales para una buena función del organismo.
  • Se debe incrementar la ingestión de agua para asegurar una buena hidratación.

Comer en verano implica adaptar la dieta a un menor consumo de energía e incluir en ella alimentos con importantes cantidades de vitaminas, minerales, antioxidantes y agua que ayuden a reducir la temperatura corporal.

El organismo en verano no necesita trabajar tanto, por lo que consume muchas menos calorías. De ahí que la alimentación debe cambiar y adaptarse al ambiente caluroso. Sin embargo, el comportamiento de las personas respecto a los alimentos también cambia en verano y es más frecuente saltarse comidas, llevar un horario desordenado o comer en exceso como parte de las reuniones propias del ocio y el descanso. Se trasnocha más, por lo que se levanta la gente tarde y no se desayuna, y se consume más alcohol. Los cambios en la rutina diaria favorecen una alimentación caprichosa y descuidada.

Comer en verano no debe suponer perder las buenas costumbres y los hábitos sanos, sino que hay que adquirir una rutina que favorezca una dieta  sana ordenada y completa.  Deben realizarse al menos cuatro comidas al día y no picar entre horas va a favorecer el mantenimiento del peso y evitar así ganar esos kilos que luego son tan difíciles de perder.

En una dieta veraniega es importante ingerir los nutrientes de modo equilibrado y no olvidar ninguno de los grupos de la pirámide de la alimentación, como grasashidratos de carbono y proteínas, pero estos deben cambiar sus proporciones. Las grasas son menos necesarias y se deben reducir, así que es obligado prescindir de comidas grasientas y fritos que pueden hacer más pesada la digestión y que aportan calorías extras innecesarias. En su lugar se puede optar por las verduras y hortalizas, en forma de ensaladas y sopas frías, que se toman frescas y crudas. Estos platos descienden la temperatura del cuerpo. Ya los ciudadanos del Imperio Romano conocían las capacidad refrescante del vinagre mezclado con agua y consumían una bebida, la posca, que refrescaba sus días cálidos por todo el Imperio. Hoy tomamos esta refrescante mezcla en  forma de gazpachos y escabeches.   

Las grasas ocultan con su mejor cara veraniega en los helados industriales y es necesario estar atentos a las etiquetas y rechazar aquellos con exceso de grasa y consumir solo los de composición más frutal, teniendo en cuenta siempre que es una alimento muy calórico. Por lo tanto, se debe ser parco con los helados y preferir las formas en sorbetes de frutas o con yogur y siempre descontando sus calorías del total de la ingesta diaria. Constituye el helado, pues, un plato y no un complemento de las comidas. Las frituras de pescado son también alimentos tradicionales de chiringuito y aperitivo, pero son excesivamente calóricas y no se deben tomar por costumbre.

Además, comer en verano exige una forma de cocinar simple con carnes magras con poca grasa y pescados a la plancha, al horno, en papillote o a la brasa. Los alimentos cocinados de esta forma apenas necesitan aceite y mantienen todas sus propiedades nutritivas. Los escabeches también son platos fríos muy refrescantes y que se conservan muy bien a pesar del calor.

No deben faltar las frutas en la dieta veraniega, tan variadas y apetecibles durante la época de calor, pero se deben tomar sin azúcares añadidos y como parte de una alimentación completa, no en forma de dietas extravagantes y exclusivas. Una dieta a base solo de fruta no es recomendable, entre otras razones, por su alto contenido en azúcares.

Durante el verano el mejor refresco es el agua. Debe olvidarse el exceso de refrescos y de cervezas y otros alcoholes, como las sangrías, y, en su lugar, consumir dos litros de agua al día. Una pizca de zumo de limón en el agua puede hacerla más apetecible a niños y mayores. No hay que olvidar beber durante todo el día a pequeños sorbos y no solo en las comidas. Una hidratación óptima es la base de una buena dieta veraniega.

Consejos para comer en verano de forma saludable

  • Realizar 4 ó 5 comidas al día y mantener unos horarios ordenados y sin saltarse comidas. Esto evita llegar a la comida siguiente con demasiada hambre.
  • Beber 2 litros de agua al día y no solo beber durante las comidas. A pequeños sorbos, el organismo se hidrata mejor y mejora el aspecto de la piel. 
  • Evitar las bebidas alcohólicas y azucaradas que contienen muchas calorías. El té frío, los zumos sin azúcar y las limonadas caseras son más aconsejables.
  • La verduras y hortalizas de temporada deben formar parte de la dieta veraniega.
  • Los guisos sencillos son la mejor manera de cocinar en verano.
  • No abusar de las cantidades y evitar las salsas son buenos consejos para no engordar.
  • Extremar la higiene en la cocina y lavar bien las hortalizas para evitar las intoxicaciones alimentarias y las diarreas.
  • Refrigerar bien los alimentos para evitar la salmonelosis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *