Vecinos intolerantes que se creen dueños de la calle…

Ayer, a eso de las 19 hs., aproximadamente, un vecino del barrio del Barrio del Parque Chacabuco estacionó su auto en el Pasaje de las Artes, entre Estrada y Tejedor. Según él, estaba estacionado en perfectas condiciones, es decir, no había línea amarilla ni entrada de garaje donde estacionó su auto. Al volver encontró un cartel en el vidrio que decía: “La cuadra es de los vecinos, estacioná en otro lado”. Irónicamente, nuestro vecino se respondió: “No sabía que estaba en un barrio privado”, pero más allá del chiste la situación es lamentable porque habla de un egoísmo, falta de solidaridad y comprensión de los derechos de los ciudadanos que es preocupante.

Los comentarios de los vecinos van desde: “Bastante imbécil el que puso el cartel” hasta 1

Por supuesto que la postura de este vecino egoísta es ridícula, tal como lo mencionan otros vecinos, pero la sensación de impotencia y amargura frente a este comentario tan egoísta no deja de ocasionar daños.

Una vecina comentó: “Obviamente si pone ese tipo de cartelitos es alguien cobarde que no va a salir a hacerse cargo y dar la cara”. “Lamentablemente la gente se cree dueña de la vereda y de la calle… si no hay garaje, cualquiera puede estacionar. Sea vecino o no….”, dice otra vecina con más calma que enojo. “Hace ya muchos años que la gente cree que tiene derechos inventados… Por ejemplo, que sólo puede estacionar en la cuadra el vecino q vive en la misma. ¿Están locos? Nos… falta educación”.

 Pero sorprenden otros comentarios como: “Vivo sobre Calasanz y desde que hicieron la bicisenda por Estrada y por Centenera tenemos muchos autos que no son de la cuadra y muchas veces tengo que dejar mi auto en la cuadra de la iglesia, pero no se le puede decir nada a nadie, la calle es pública”.

Ya sabemos que la convivencia es difícil y en algunos casos llega a extremos inesperados. Una vecina dice: “No es la única cuadra… La mía es peor los vecinos de mi cuadra se creen vitalicios… Yo, hace 6 años que me mudé pero ellos se creen dueños de la cuadra”.

Un vecino, Fernando Gatti, en redes sociales escribió: “Es fácil, si no te gusta el cartelito, la próxima seguramente en vez de un cartelito te van a dejar un rayoncito… Y por si acaso… no vivo por ahí ni tengo nada que ver…”.

Parece que tiene razón un vecino que habla de “Los Malevos del Pasaje”. “La Barra Brava de los Pasajes”. Otro vecino cuenta que vive sobre la calle Estrada y el Pasaje Lorenzo, y que a un amigo le pasó lo mismo, que estaba bien estacionado y llamaron a la grúa para que se llevara el auto como modo de aleccionamiento para que no vuelvan a dejarlo “en su cuadra”.

La intolerancia crece y la violencia también. Otro vecino, que vive en Estrada y Riglos cuenta que si se deja el auto estacionado donde algunos vecinos consideran que es su lugar, “Te lo rayan y pintan con aerosol, si no sos de esa cuadra; están muy nerviosos por las bicisendas”.

Otro vecino cuenta que: “En Pasaje La Nave, entre Centenera y Cachimayo, me rayaron el mío, de ambos lados, y me dejaron una notita también. A los meses vi que otro vecino que lo dejó en el mismo lugar le pasó lo mismo y encima le pusieron mierda y basura en el capot….”. La intolerancia y la violencia crece hasta extremos impensados.

En la calle Estrada se inició una guerra subterranea entre los vecinos de esa calle y los de Caricancha al 1100.

Susana Loiacono dice: “Nadie estaciona en la puerta de su casa, molestan en casa ajena, a mí me pasa y molesta bastante cada uno en su lugar…”

Otra vecina cuenta que “Sobre Avelino Díaz y J. M. Moreno, una vez estacioné y salió una vieja a patotearme que saque el auto de ahí, que ahí estacionaba el auto su marido… Que si volvía y encontraba algo roto ella no se hacía responsable. En ese momento estaba gendarmería y les avise para que la ubiquen. La doña tiene cámaras en la casa y está atenta que nadie estacione en la puerta de su casa… Tiene un taxi y dos autos más… Cree que es de ella la cuadra completa”.

Otro vecino cuenta su experiencia: “Una vez, estacioné en Riglos, una antes de Asamblea donde está la garita vacía, y me desinflaron dos ruedas, mucha gente se cree dueña de la calle…”.

Pocos vecinos saben que sobre los pasajes está prohibido estacionar en ambas manos durante las 24 hs. Esto no quita que se haga de todas formas y que el hacerlo permita mostrar el egoísmo, la confusión y falta de educación de muchos ciudadanos que viven en el barrio del Parque Chacabuco.

Pocos vecinos parecen tener en claro, y respetar, que el espacio público es de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *