Asaltos

 

Resultado de imagen para filman robos en colectivos

Además de los robos, otro grave problema que enfrentan las empresas del transporte urbano, como así también de media distancia, son los ataques a pedradas contra las unidades. Varios pasajeros han resultado heridos en los últimos tiempos. El pasado 13 del corriente, una pasajera terminó internada por un cascotazo que destrozó una ventanilla en barrio Cooperativa El Progreso. Por ese caso, se detuvo a ocho jóvenes.

Los ataques configuran un gran perjuicio económico para las firmas. Fonobus reveló que, por mes, gasta unos 350 mil pesos en arreglos de vidrios, tanto ventanillas como parabrisas. La empresa desembolsó un millón de pesos por vandalismo en los últimos tres meses. Si un ómnibus termina con un parabrisas o con una ventanilla dañados, no puede continuar viaje. Podría pensarse en la colocación de rejas como protección externa. No se puede por seguridad: si el colectivo se prende fuego o llega a tumbar, ese enrejado impediría una evacuación rápida de los pasajeros.

Se están probando 50 filmadoras que requirieron una inversión de dos mil dólares cada una .

“Las pagamos nosotros, no el municipio”, indicó Mira, quien estimó que estas inversiones tecnológicas, de extenderse a otras empresas, derivarían en un aumento del boleto.

“Las cámaras deben ser abonadas por el Estado o cedidas en comodato”, opinó, por su parte, el abogado Enrique Dibo, exasesor de UTA.

En UTA algunos tienen sus reparos con las filmadoras. “Las que están son para vigilar al chofer y lo que hace”, indicó Luque, delegado de Ersa.

“El problema es que las empresas tienen unidades que cuentan con el motor adelante, en vez de que vayan atrás. Y por seguridad no se puede dejar un chofer encerrado”, remarcó el delegado Luque, quien sostuvo que es una inversión que se tiene que discutir y ejecutar.

Desde Fetap, la federación que agrupa a las empresas del transporte urbano, aseguraron que existe diálogo permanente con la Policía y negaron que se esté en un punto crítico de la inseguridad.

“Cada empresa contrata policías adicionales para ciertas zonas y horarios complicados, como las madrugadas de los fines de semana, lo cual es una erogación importante, pero la Policía hace controles”, expresó Gustavo Mira, vicepresidente de Fetap y presidente de Coniferal.

El empresario indicó se está trabajando “mucho” para mejorar la seguridad de choferes y pasajeros y destacó, además de la contratación de policías, la implementación de botones antipánico y sistemas de GPS.

“Toda la flota está con esos dispositivos y hay operadores que los monitorean”, expresó Mira, quien destacó que están en contacto con la Policía.

El empresario valoró asimismo que haya avenidas con luces led.

Los asaltos se cometen en pocos minutos: los ladrones ascienden como pasajeros en una parada, encañonan a los conductores y les sustraen celulares y billeteras. Hubo casos en los cuales les sustrajeron ropa y calzado.

Varios han sufrido golpes, como trompadas o culatazos de armas.

Si la situación lo permite, los ladrones encañonan a los pasajeros y los despojan de sus pertenencias de valor en minutos. Los delincuentes saben que un golpe delictivo debe ser rápido: subir, “apretar” y huir antes de que aparezca el primer móvil.

Si bien los robos se dan en cualquier momento del día, la noche y madrugada siguen siendo complicados, principalmente en zonas alejadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *