Volvieron los asaltos al barrio

 

El lunes a la noche, exactamente a las 23.30, una vecina salía a gritar Justicia, Paz y Seguridad en el Barrio del Parque Chacabuco. Después que los policías, que solían andar en pareja, uno formado como formador de un recién egresado, en cada esquina del barrio, desaparecieran; volvió la delincuencia al barrio del Parque Chacabuco. Así como los empleadores no deberían dejar de trabajar cuando su empleador se ausente, no estaría haciendo falta policías para mantener el orden de una ciudad. Pero parece que este precepto todavía es una ilusión y que el paradigma con el que se manejan los ciudadanos que no tienen la educación ni formación suficiente, ni los medios, para desarrollarse en esta época y en este lugar, necesitan ver policías en la calle para controlar su compulsión delictiva. ¿Miedo a la corrección policíaca? ¿Hijos del rigor? Pude ser. Pero también puede ser que cuanto más policías, lamentablemente, haya en el barrio, menos asaltos se suceden. Oriana Cachon, el lunes a la noche declaró que le acababan de robar a su hermano, Leandro Cachon, en la puerta de su casa (Albarracín y Av. Vernet). Se llevaron la mochila, la billetera con dinero, tarjetas, y los documentos (que es lo que más lamentaba, junto con el mal momento que lo dejó paralizado y con un miedo recurrente).  Después de este robo se empezaron a escuchar otros, cuando se creía haber logrado la estabilidad en el barrio. Algunos policías volvieron a la calle, pero parece que no lo suficiente; porque no solo escasean en lugares (esquinas vacías) sino que están en horarios intermitentes. También es común escuchar activarse una alarma tras otra, después que los policías fueron removidos de las esquinas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *